Feeds RSS
Feeds RSS

jueves, 14 de octubre de 2010

La Torta De Cumpleaños



La costumbre de festejar los cumpleaños con una torta no es tan antigua. El origen de la Torta de cumpleaños se remonta a una primitiva tradición griega, durante siglos relegada al olvido. Los griegos tomaron de los egipcios, quienes ya celebraban los cumpleaños de los varones, el hábito de festejar el cumpleaños, y de los persas la idea de incluir una torta dulce en la celebración.

Durante el siglo XII, en las parroquias de Europa empezaron a registrarse las fechas de nacimiento de mujeres y niños y las familias empezaron a festejar los cumpleaños de todos sus miembros, fue en ese momento cuando la torta de cumpleaños hizo su reaparición triunfal, esta vez coronada con las velitas encendidas.

Los aniversarios como fecha de celebración del nacimiento estaban reservados en la edad Antigua a las personalidades. Fueron notables las fastuosas fiestas organizadas por Cleopatra para celebrar el cumpleaños de Marco Antonio en el siglo I. En Egipto y Babilonia se celebraba el cumpleaños de los varones de la realeza, pero era tabú celebrar el de las mujeres. Y en Grecia se celebraba tan sólo el del cabeza de familia, elaborando una torta de harina y miel.

Ya en el siglo III los devotos de Artemisa la honraban los días seis de cada mes con una de esas tortas, redondas como la Luna, en el que encendían velas de cera, su luz representaba la del astro, cuya llama se encargaba ella misma de apagar a través de un soplo de aire que descendía de una especie de ventanuco situado en la parte alta del templo. Posteriormente la celebración del cumpleaños quedó como un vestigio pagano hasta que la Iglesia cambió de actitud hacia el siglo IV.

Posteriormente, en el siglo XII, se comenzaron a registrar los nacimientos en las parroquias europeas y se volvió a celebrar el cumpleaños, ahora ya el de todos. Ya entonces era parte del ritual el apagar las velas del pastel de un solo soplo con la habitación a oscuras.

Desde la antiguedad se consideraba que las brujas y demonios no podían obrar maleficio alguno contra aquél que tuviese encendida una vela bendecida, y esta creencia se traslada a las velas del cumpleaños con la idea de protección al homenajeado y con la de atraer la buena suerte. Así se decora la torta con tantas velas como años se cumplan, aunque los campesinos germanos añadían una más que representaba la "luz de la vida", se puede formular un deseo en silencio, en algunos países tres y al apagarlas de un solo soplo éstos se harán realidad, siempre y cuando no se revelen.

0 comentarios:

Publicar un comentario